lunes, 29 de junio de 2009

"ERRAR HUMANO ES"

Y pensar que casi me embarco contigo
terror de los asalariados
vino amargo
cerebro apolillado
orejas de simio
sexo de roedor
ególatra sin fundamento
máquina hacedora de billetes

Todo pasó porque
soy humana
me embriagó la noche
cantaron los azules mirlos
gimieron al viento las amapolas
la luna pizpireta asomó entre los sauces
patinando de magia
las aguas susurrantes del río.

Yo y tú
tú y yo
estábamos allí
como en los viejos tiempos
¡claro con más arrugas¡
canas visibles e invisibles
Bebiendo champaña

Bailando acaramelados arriba del puente
como soñabamos de estudiantes
Me estremecía la brisa húmeda
el aróma selvático de tu perfume francés legítimo
la tibieza del pecho
envuelta en la suave tela de camisa italiana

De tu precioso bebé Mercedes
chochería de papito proveedor
de múltiples accesorios
calentitos para atrapar a Caperucitas dulces,
emergía la voz melosa de Franckie Lane

Era perfecto todo
ya casi tibos
nos ibamos al nidito de amor
más cercano,
cuando por "impresionarme",
hablándome de Ud.,
celebrabas la tremenda gracia
de haber dado este fin de semana
el sobre azul a "seis rotas sindicalistas"

Sonreí timidamente
te miré:
¡pusiste ají¡
de una plumada se me congeló la líbido
subió la sangue a la testa
¡Te retrataste de cuerpo entero¡

Mimosa me quité los zapatos
lancé la copa de cristal al río
Me pegué a tu cuerpo mercenario,
te besé con el más traidor de mis besos

Te saqué discreta las llaves del auto
y las metí
igualito que en las películas de espía
en el escote
¡bendije mi itálica abuela¡

Sinuosa y sensual bajé las manos
por tu pecho
Sonreías complacido
fascinado en medio de tanto erotismo
(más yo)
suavemente y suspirando hasta tu cinturón llegué

Ahí te tomé firme
saqué todas mis benditas fuerzas
y te puse de nalgas en el suelo

Corrí hasta tu hijito
no sé cómo abrí o metí la llave
encendí el motor
cerré las puertas con seguro

Partí dejándote primero erecto
segundo sorprendido
y tercero anonadado

Tan patético suplicabas
en la soledad de la noche
con tus pobres libretos del pasado

¡Me sentía maravillosa
la versión femenina de Robin Hood
ovacionada por las 6 cesantes
las 6 esclavas de tu empresa

Me saqué un poco la ira
casi reventándote los forros

De un frenzo te hice saltar como perinola
Bajé el vidrio y te grité a viva voz:
¡Comprate la luna para que te saque de aquí
chupasangre, chupasangre¡

y
no te atropellé carajo mal nacido
porque me dan lata los juzgados
¡se pierde tanto tiempo¡